Bialet Massé, Juan (1846-1907)

                   AVI

Versión oct 2016 - Prof. Norberto E. Huber

.

"...morir como se nació y vivió, subir y siquiera vislumbrar el paisaje de la cumbre, es hermoso morir y si es locura, es locura hermosa del destino..."

Así expresaba Juan Bialet Massé en su autobiografía, poco antes de fallecer el 22 de Abril de 1907 en Buenos Aires, donde había acudido tratando de mitigar las dolencias del cáncer de garganta que lo aquejó hasta el final.

 

Juan Bialet Massé fue, en Argentina, Médico, Abogado, Empresario Constructor del Dique San Roque y de la fábrica de cales hidráulicas "La Primera Argentina", fue Agrónomo, y, fue, por antonomasia, un Intelectual. Solo una personalidad tan destacada y una formación profesional tan completa como la que lo caracterizó pudieron haber sintetizado una obra maestra como lo fue, y lo es, su actualmente llamado "Informe Bialet Massé", originalmente "Estado de las Clases Obreras en el interior de la República".

Bialet Massé, el intelectual que nunca renegó de su nacionalidad Española, murió dejando a la posteridad una prolífica obra. Su obra perdura y fue base, y lo es todavía actualmente, de pensamientos y legislaciones. Y sentimientos. Inmediatamente a su deceso, el obituario de "La Prensa" recalcó: "...uno de los espíritus más selectos con que contaba la intectualidad nacional, desde medio siglo a esta parte...".

 

Personaje idealista y multifacético. Su último sueño: Colonias Algodoneras en el noroeste cordobés. Así fue como llevando a cuestas sus antecedentes de Médico, Abogado, Doctor Honoris Causa, Escritor, Empresario, amigo y confidente de Presidentes y Rectores, Esposo, Padre y Abuelo, inició y finalizó sus estudios como Agrónomo: "Técnico en Agricultura y Zootecnia" ( título que llevó a algunos a considerarlo un Ingeniero).

 

Fue así como, recordando sus momentos cuando ya acercándose a sus finales 60 años cavó con pala un pozo durante sus trabajos prácticos de campo como correspondía a todo alumno de Agronomía, le llevaron a expresar en su escrito final, su expresiva autobiografía: "...muchos, hasta los míos, me dijeron loco, y alguno hasta lo creyó de buena fe y con gran certeza. Oh !!! loco, quien me diera volver a concluir otra locura tal !!!. El hilo de la vida es tal delgado a los sesenta. Pero morir como se nació y vivió, subir y siquiera vislumbrar el paisaje de la cumbre, es hermoso morir y si es locura, es locura hermosa del destino,...".